Hace 45 años Bowie reveló a su personaje Aladdin Sane

Menos de un año después de que David Bowie presentara a Ziggy Stardust, el personaje que lo hizo famoso en 1972 y, unos meses antes de que dejara atrás por un momento toda esa parafernalia espacial, regresó con un disco que presentaba una variación de su alter-ego, la estrella del rock ‘n’ roll estrella del espacio exterior.

 

The Rise and Fall de Ziggy Stardust y The Spiders From Mars, que se estrenó en junio de 1972, finalmente hizo que Bowie, estallara en el firmamento musical después de una década  durante la que había estado dando vueltas y con cuatro álbumes en solitario a su nombre. Finalmente ingresaría al gusto masivo, dejando atrás su nicho de fans incondicionales y ampliando esa base de seguidores. El álbum y la gira para apoyarlo, presentaron a Bowie asumiendo la personalidad del personaje principal, una estrella de rock bisexual y andrógina de otro planeta.

En julio de 1973, Bowie, agotado por un horario de giras ininterrumpidas y por tocar una variante de él mismo en el escenario todas las noches, se había cansado de Ziggy y lo había retirado. Unos meses antes, el 13 de abril de 1973, lanzó el seguimiento de su exitoso álbum y, aunque la figura en la portada parecía vagamente familiar, Bowie insistió en que era un nuevo personaje llamado Aladdin Sane.

Los fans vieron de inmediato a través de él. Aladdin Sane (o, más significativamente, “un aladino loco”) fue el no tan sutil cambio de personalidad de Bowie para evitar que, como cantó en “Ziggy Stardust”, también “absorbiera su mente”. Aladdin Sane, el personaje, era Bowie retrocediendo un poco, aterrizando en la Tierra. Pero no hubo retroceso en este punto; Aladdin Sane, tanto el álbum como el personaje, era básicamente Ziggy Stardust, el álbum y el personaje, renacidos. Bowie incluso se refirió al álbum como “Ziggy va a América”, en parte inspirado en el hecho de que muchas de las canciones fueron escritas mientras recorría los Estados Unidos.

La mayor parte del material se grabó en el otoño de 1972 y en el invierno de 1973, durante los raros descansos del Ziggy Stardust Tour. La mayor parte de las sesiones se cortó a principios de diciembre, entre fechas de América del Norte y Europa, y a mediados de enero, antes de que Bowie y su banda regresaran a Estados Unidos para otro mes de conciertos.

Al igual que The Rise and Fall de Ziggy Stardust y The Spiders From Mars, Aladdin Sane fue coproducido por Bowie y Ken Scott en los Trident Studios de Londres (con algunas grabaciones también realizadas en Nueva York y Nashville). La banda estaba compuesta por el mismo grupo: el guitarrista Mick Ronson, el bajista Trevor Bolder y el baterista Mick “Woody” Woodmansey, utilizados en el LP de Ziggy Stardust y durante la gira. Por lo tanto, la música era familiar y los resultados se produjeron rápidamente, lo que resultó en un álbum que se parecía mucho a su predecesor.

Las mejores canciones del álbum – “Drive-In Saturday”, “Panic in Detroit” y “The Jean Genie” – encajan perfectamente dentro de la visión del mundo de Ziggy. Esta visión ayudó a Bowi a crear el LP estadounidense de Aladdin Sane. (alcanzó N º 17 y fue coronado al año siguiente por Diamond Dogs, su primera entrada Top 10). También se convirtió en el primero de sus nueve éxitos en las listas británicas.

Pero Bowie también profundizó en los matices de vanguardia y jazz que alimentarían algunos de sus últimos discos (oir la canción que le da título al disco). Además del legado de la música, la portada del álbum se convirtió en una de las imágenes más icónicas de Bowie. El rayo que divide su cara por la mitad fue inspirado en parte por la forma en que Bowie sintió que estaba siendo arrastrado en diferentes direcciones durante este agitado momento de su vida, y un complemento visual perfecto para el juego de palabras del título del álbum. Más que todo esto, Aladdin Sane aseguró la posición de Bowie en las grandes ligas.

El siguiente paso: finalmente, poner a Ziggy Stardust a descansar y pasar a proyectos aún más grandiosos, en una carrera que tendría muchos más por delante. Pero como dicen por ahí…esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *